lunes, 4 de julio de 2011

Microrrelato brevísimo, quizás.

Susurraba palabras ininteligibles, mientras unos labios bajaban por su cuello.
Sintió su locura y se abandonó.

No hay comentarios: